Análisis de Legionella

Control Microbiológico lleva realizando análisis de Legionella desde su creación en el año 1.992. Desde entonces, nos hemos convertido en el Laboratorio de referencia para Legionella para muchas empresas de toda España que confían en nuestros resultados.

· Cultivo de Legionella según la norma ISO 11731.

· P.C.R. cuantitativa específica de Legionella pneumophila

¿Por qué la Legionella puede suponer un peligro para la salud pública?

Es conocido que las bacterias del género Legionella están muy extendidas en la naturaleza, especialmente en los ambientes acuáticos naturales. El problema radica en su facilidad para colonizar los sistemas de agua caliente sanitaria, los sistemas de refrigeración, los humidificadores y otros sistemas de conducción de aguas, a partir de los cuales es capaz de infectar al hombre y producirle trastornos respiratorios (bien cuadros neumónicos graves conocidos como la “enfermedad del legionario”, bien procesos febriles leves denominados “fiebre de Pontiac”).

¿Qué Normativa exige a los propietarios de las torres de refrigeración a controlar la presencia de Legionella en las mismas?

La comunidad de Madrid fue pionera al legislar al respecto en el año 1.998 (BOCAM nº 144 de 19 de Junio de 1.988). Posteriormente, otras comunidades desarrollaron normativas similares.

La situación cambió en el año 2.001 a raíz de la publicación del Real Decreto 909/2.001 por el que se establecían los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis que deben imperar en todo el territorio nacional. En esta normativa se delimitaban claramente responsabilidades y obligaciones. Así, el Real Decreto establecía que “los titulares de las instalaciones de torres de refrigeración y condensadores evaporativos son los responsables de realizar el mantenimiento periódico que garantice el correcto funcionamiento y el control de la calidad microbiológica y físico-química del agua (en el Anexo 4 se obligaba a revisar mensualmente la calidad físico-química y microbiológica del agua de las sistemas de refrigeración y enumeraba los parámetros físico-químicos a controlar pero no así los microbiológicos y tampoco describía los valores límite o guía).

En el año 2.003, se publicó el Real Decreto 865/2.003 por el que se establecen de nuevo los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis. Este nuevo real decreto deroga al anterior (909/2.001) e incluye cambios significativos derivados del avance de los conocimientos científico-técnicos y de la experiencia acumulada en la aplicación del anterior decreto.

Así, se clasifican las instalaciones en función de la probabilidad de que proliferen y dispersen Legionella, se amplían las medidas preventivas y los programas de mantenimiento, y, sobre todo, se detallan con mucha mayor claridad los análisis que se deben realizar, la frecuencia con la que se deben llevar a cabo y los niveles que no se deben superar. A este nivel, este real decreto incluye 3 cambios significativos:

1º Recoge la obligatoriedad de realizar el análisis de Legionella en laboratorios acreditados y utilizando la norma ISO 11731 Parte 1, 1.998 para la que está acreditado “Control Microbiológico S.L.”

2º En el anexo 3 se incluye la obligatoriedad de realizar un análisis mínimo anual en las instalaciones de agua caliente sanitaria.

3º En el anexo 4 se señala que la revisión de las torres de refrigeración y condensadores evaporativos debe incluir la revisión de la calidad físico-química y microbiológica del agua de las mismas determinando los siguientes parámetros:

3.1 Diariamente: nivel de cloro o biocida.
3.2 Con periodicidad mensual:

· Recuento total de aerobios según norma ISO 6222 (se debe realizar a 22 y 36ºC tal y como indica la norma)

· Temperatura

· pH

· Conductividad

· Turbidez

· Hierro

3.3 Con periodicidad mínima trimestral: Legionella.

La periodicidad con la que se debe analizar legionella en las torres de refrigeración (siempre utilizando la norma ISO 11731 Parte 1, 1.998) depende

a) Esta periodicidad será adecuada al nivel de peligrosidad de la instalación.

b) Si el recuento total de aerobios (que se realiza cada mes) supera 10.000 ufc/ml es necesario realizar cultivo de legionella.

c) En función de la cantidad de legionella encontrada este real decreto establece las acciones y los análisis a realizar:

· Entre 102 y 103 ufc de legionella/litro: Repetir cultivo de legionella a los 15 días y revisar programa de mantenimiento.

· Entre 103 y 104 ufc de legionella/l: Limpieza y desinfección de la torre y repetir cultivo de legionella a los 15 días y a los 45 días (ambas muestras deben tener <102 ufc/l de legionella. Si alguna de las 2 muestras da valores superiores a 102 se revisará el programa de mantenimiento. Si superan 103, se realizará una nueva limpieza y desinfección y se repite el cultivo de legionella a los 15 días.

· >104 ufc de legionella/l: Parar la instalación y realizar un tratamiento de choque. Repetir el cultivo a los 15 días.

Por otro lado, este nuevo decreto contempla en su artículo 6, en su párrafo final, que “los vertidos procedentes de cualquier limpieza y desinfección deben cumplir la legislación vigente en lo que se refiere a los límites máximos permitidos para vertidos a cauce público o alcantarillado…” Parece, por tanto, clara la obligatoriedad de realizar un análisis de las aguas procedentes de las limpiezas de las torres aplicando la normativa vigente para aguas residuales.

Pida su presupuesto